El tratamiento de residuos en obras en Galicia se lleva a cabo siguiendo normativas y regulaciones establecidas por las autoridades competentes, tanto a nivel autonómico como nacional. En general, el proceso implica una serie de pasos para garantizar la gestión adecuada de los residuos generados durante la construcción o demolición de edificaciones. Estos pasos incluyen:

Identificación de los Residuos

Se realiza una clasificación de los residuos en función de su tipo (orgánicos, plásticos, metales, maderas, escombros, etc.) para facilitar su posterior tratamiento y disposición.

Almacenamiento en Obra

Los residuos se separan y almacenan de manera adecuada en contenedores específicos según su naturaleza. Es importante mantener estos contenedores correctamente etiquetados para una gestión eficiente.

Transporte y Gestión Externa

Una vez los contenedores están llenos, los residuos se transportan a instalaciones de gestión de residuos autorizadas. En Galicia, existen empresas y plantas especializadas en el tratamiento y reciclaje de diferentes tipos de residuos de construcción y demolición (RCD).

Reciclaje y Valorización

En estas instalaciones, los residuos son sometidos a procesos de reciclaje y valorización para recuperar materiales que puedan ser reutilizados o reciclados. Por ejemplo, los escombros de hormigón pueden triturarse y utilizarse como áridos reciclados para la fabricación de nuevos materiales de construcción.

Eliminación Controlada

Aquellos residuos que no puedan ser reciclados o valorizados de manera adecuada se gestionan para su eliminación controlada en vertederos autorizados, cumpliendo con las normativas medioambientales vigentes y minimizando su impacto ambiental.

Es importante destacar que en Galicia, al igual que en otras regiones de España y la Unión Europea, se promueve activamente la economía circular y la reducción de residuos en la industria de la construcción. Por lo tanto, se fomenta la adopción de prácticas sostenibles para minimizar la generación de residuos y promover un desarrollo más sostenible.

Ir al contenido